En México, los familiares de los desaparecidos en Veracruz exigieron a la fiscalía del estado que les permita el acceso a la fosa clandestina donde se encontraron 174 cadáveres la semana pasada.