En más, miembros del sindicato de la procuraduría para la defensa de los derechos humanos se concentraron para rechazar los dos años de gestión de la titular, Raquel Caballero.

Aseguran que durante su mandato se han cometido irregularidades, incluidos despidos y cierre de oficinas en algunos departamentos.