“La Unión por las Libertades Civiles” denunció las malas condiciones en los centros de detención de menores en Texas.

Según el Organismo de Derechos Humanos, el “gobierno del presidente Donald Trump no estaba listo para aplicar la política de tolerancia cero”.