Marc-André ter Stegen es el portero titular indiscutible desde la temporada 2016-2017. Pero antes de eso, el alemán tuvo que rotar la portería con Claudio Bravo, quién estaba en su mejor forma.

En una entrevista para Club del Deportista, el jugador del FC Barcelona, confesó que pensó en dejar el club catalán para tener más actividad. Al final no sucedió y la directiva culé vendió a Claudio al Manchester City.

“La situación no se puede olvidar. Como persona que quiere jugar todo, era una situación muy complicada. Hablando de cosas personales, es una situación… Como jugador de fútbol quieres estar en el campo, quieres enseñar lo que eres capaz de hacer. Ha sido una situación, con Claudio y conmigo, que no era fácil. Pero, al final, después de dos años muy complicados, creo que ha salido bastante bien. Esto era mi objetivo. Mi objetivo era ser el portero titular de este club. No voy a negar que había momentos en los que estaba pensando cambiarme. Porque estás buscando soluciones y el club me dijo, cada vez que estábamos hablando, que están contentos con el rendimiento. Y que querían que siguiera aquí para muchos años. En esa situación, te pueden decir lo que quieras, pero estás en un momento muy complicado”.

La venta de Bravo: “Luis Enrique era el entrenador y estábamos hablando muchas veces de la situación, pero hay que decir que Claudio hizo un buen trabajo. Y después de 2 años estábamos en una situación para Claudio igual. No solamente para mí, los dos queríamos jugar todo. Y, al final, el club ha decidido vender a Claudio y por supuesto era una decisión para mí”.