La fundación defensores pro niñez integral presentó una denuncia en la fiscalía contra los padres que viajan o envían a sus hijos de forma ilegal a Estados Unidos.

Ellos aseguran que los responsables por defender los derechos de los menores no han realizado su trabajo como corresponde.