El tribunal supremo electoral sometió a prueba el sistema de transmisión de actas de resultados preliminares que se usará en las elecciones presidenciales 2019.

El objetivo es identificar fallas y solventarlas para que no ocurran el día de los comicios.