La fundación Coatepeque junto a la comunidad de lancheros y habitantes de los alrededores del lago, denunciaron la construcción de quintas en una zona donde se afectará la naturaleza y el turismo.

Según sus datos, es una obra privada de más de 15 manzanas, que no cuenta con los permisos ambientales.