Un nuevo caso de agresión sexual dentro de la iglesia católica conmocionó a la población en la capital ecuatoriana.

La policía capturó a un sacerdote en quito, tras ser acusado de agredir a dos niñas.