Otra desgarradora historia se escribió este fin de semana en Chalchuapa.

El preparador físico del Sonsonate fútbol club despidió junto a cientos  de personas a cuatro miembros de su familia, asesinados y posteriormente enterrados en un cementerio clandestino.