El presidente electo debe comenzar a establecer mecanismos de diálogo con la asamblea para definir soluciones a la situación económica con que recibirá el país el próximo uno de junio.

Eso creen algunos economistas que enumeran los retos que tendrá el próximo gobierno.