Andrés Hernández vive ciego casi por completo y sin contar ayuda de ningún centro de atención para tratar su vista.

Él muestra una actitud muy positiva y espera que algún buen salvadoreño responda sus peticiones, pues desea recuperar su vista.