Cada día resultan al menos seis motociclistas con lesiones, que son atendidos especialmente por fracturas en piernas y brazos.

Una atención de estas supone una fuerte inversión para el sistema de salud, que solo para el seguro social rondó los dos millones de dólares durante el año pasado.