Este jueves es el día mundial del riñón y hay preocupación porque cada año incrementa el número de personas afectadas por la insuficiente renal.

Se trata de un mal silencioso que lo puede llevar a perder muchas horas en una sala de diálisis y hasta la vida.