49 personas fueron asesinadas y 48 resultaron heridas, en un doble atentado en dos mezquitas de Nueva Zelanda.

La policía capturó a tres personas vinculadas a la masacre, una de ellas transmitió el crimen a través de redes sociales y se sabe que es un australiano de extrema derecha.