En nuestro país se reportan entre ocho y diez desapariciones forzadas cada día, una cifra muy alarmante.

Las autoridades reconocen que el estado no tiene los recursos para afrontar como se debe este problema, que fue uno de los principales temas en un congreso internacional de criminología.