Y después del ataque más violento registrado en Nueva Zelanda, los expertos en seguridad se preguntan si hay alguna forma de controlar la difusión de este tipo de videos en las redes sociales.

Según varias cadenas de noticias, el agresor transmitió el ataque en vivo durante 17 minutos.