Tras el asesinato de cinco miembros de la pandilla 18, fracción sureños, al interior del Centro Penal de Izalco, las autoridades decretaron estado de emergencia.

La situación en el lugar se encuentra bajo control y se investiga quiénes fueron los responsables del múltiple homicidio.