El fuerte oleaje en la costa salvadoreña ocasionó daños en algunos negocios y obligó a pescadores artesanales a guardar sus lanchas.

La situación también tuvo repercusión en el movimiento turístico en las playas.