Los niños y adolescentes continúan siendo víctimas de violencia sexual y física, según un estudio realizado por la Organización Internacional para las Migraciones y el Ministerio de Seguridad.

 

Lo más preocupante es que el 70% de los casos se registran en el hogar.