Los diputados de la Asamblea Nacional finalmente lograron entrar al parlamento, aunque las prohibiciones se mantienen para los medios de comunicación, tras el cierre de las instalaciones por una falsa alarma de bomba.