Estados Unidos retiró parte de su personal diplomático de Irak en medio de la escalada de tensiones con Irán, tras el despliegue de portaaviones norteamericanos en el golfo Pérsico.

 

Mientras, Alemania y Holanda suspendieron sus misiones militares en Irak por seguridad y ante el despliegue de misiles iraníes en la ciudad de Basora.