El principal partido de oposición en el Reino Unido suspendió las negociaciones con el gobierno británico para sacar adelante el plan de salida de la Unión Europea.

 

Se espera que el próximo mes la primera ministra someta a votación el último acuerdo para salir del bloque y se cree que será rechazado.