En Nicaragua, un preso político con ciudadanía estadounidense fue asesinado por un custodio durante un supuesto motín en la cárcel “la modelo”.

 

Según la comisión permanente de derechos humanos, otros 20 reos resultaron lesionados y tras el incidente, la cruz roja internacional junto a la OEA y Estados Unidos condenaron el asesinato.