El presidente estadounidense advirtió a través de las redes sociales que deportará a todos los inmigrantes ilegales que viven en su territorio.

 

Esta semana, el mandatario presentó su nuevo plan migratorio que no contempla ninguna solución para los casi 11 millones de indocumentados que residen en Estados Unidos.