En el país hay una crisis humanitaria debido a los desplazamientos forzados por la violencia que generan principalmente las pandillas.

 

Según un estudio realizado por diferentes instituciones no gubernamentales, es necesario que el estado reconozca a las víctimas y brinde cifras oficiales.