El régimen de Daniel Ortega liberó a 56 presos políticos, entre ellos los principales líderes opositores y varios periodistas, como parte de la aprobación de la Ley de Amnistía.

Sin embargo, las madres de los manifestantes asesinados interpondrán un recurso contra la normativa porque sus casos quedarán en la impunidad.