El ejercicio físico es un factor importante para el desarrollo de la inteligencia, tanto por la estimulación de zonas específicas como por la oxigenación del cerebro.