Dos buques petroleros fueron atacados en el golfo de Omán, obligando a los 44 tripulantes a evacuar inmediatamente, en un incidente que elevó a 62 dólares el precio del barril de crudo a escala mundial.

El jefe de la diplomacia estadounidense acusó a Irán de estar detrás del ataque, presuntamente realizados con torpedos.