El mal tiempo mantiene bajo alerta a más de cuatro millones de personas en el sur de Estados Unidos.

Además, las intensas lluvias también están causando estragos en países europeos.