El gobierno estadounidense declaró estado de emergencia en Louisiana ante la inminente llegada del huracán “Barry” este sábado.

Según el Servicio Meteorológico, las fuertes lluvias provocaron la crecida del rio Mississippi que ya alcanzó los cinco metros de altura y dejó graves inundaciones en la región.