Organizaciones pro-inmigrantes pidieron a cadenas hoteleras que no colaboren con el servicio de inmigración y control de aduanas, ni funcionen como centros de detención de indocumentados para la administración del presidente Donald Trump.