La “federación americana de maestros” llegó hasta las oficinas de la agencia de aduanas y patrulla fronteriza para mostrar su repudio hacia las condiciones insalubres en los centros de detención de menores migrantes.