La mayoría de los condominios cercanos resultaron afectados por la onda expansiva.

Muchos de los habitantes sufrieron crisis nerviosas tras el estallido.